Última actualización:

Si eres padre o madre es probable que la noticia no te sorprenda. Sobre todo porque hay veces que no es necesario que la ciencia nos lo confirme… Pero esta vez un estudio nos da la razón. Más allá del clásico “estoy agotado”, hay una evidencia científica: cuidar de los hijos cansa más que ir a trabajar. ¿Quieres conocer los detalles? ¿Por qué cuidar de los más pequeños es más cansado que cumplir con un horario laboral en una oficina? ¡Toma nota porque las conclusiones del estudio no tienen desperdicio! 

La paternidad es maravillosa, pero también absolutamente agotadora. Hasta aquí la mayoría de los padres están de acuerdo. Esta vez la ciencia pone el foco en el tremendo cansancio que sufren la mayoría de progenitores.

El estudio publicado en Frontiers in Psychology , realizado por la Universidad de Lovaina, concluye que cuidar niños implica un enorme esfuerzo no sólo físico, sino también emocional. Para la investigación fueron entrevistados un total de 2 mil padres de familia. 

Cerca de un 13% de los padres mostraron un total agotamiento. De hecho, un 12.9% de las madres entrevistadas y un 11.6% de los padres fueron diagnosticados con el llamado Síndrome de Burnout parental. Un síndrome (el de estar quemado) que habitualmente se asocia al terreno laboral, pero que en este caso se traslada al ámbito familiar. 

La cifra no nos sorprende si tenemos en cuenta que hoy en día la mayoría de padres y madres compagina su trabajo con el cuidado de los hijos cuando llegan a casa. Aunque muchos optan por contratar una niñera para tener ayuda extra o recurren a los abuelos para echar una mano, la lista de tareas y responsabilidades de los padres es a veces interminable. 

Así pues, conciliar vida laboral y familiar es en la mayoría de los casos una auténtica carrera de obstáculos para la mayoría de familias. 

De hecho, según un reciente estudio elaborado por Sitly sobre cómo cambia la pareja al convertirse en padres, nada menos que un 33% de los progenitores españoles afirma sentirse constantemente estresados desde que tienen hijos. Esta cifra nos coloca a la cabeza de los europeos, junto con los italianos. La falta de medidas de conciliación, con respecto a los países del norte de Europa es uno de los principales motivos de estas diferencias. 

¿Cómo detectar el Síndrome de Burnout en los padres?

El estudio indetificó el llamado Síndrome de Burnout tridimensional en más de uno de cada diez padres. Este síndrome se caracteriza por la aparición de tres síntomas: agotamiento, ineficacia y distanciamiento emocional.

Estos elementos aparecen debido a la presión que sienten los padres al cuidar de los hijos. Esa presión, sumada a la falta de tiempo, tiene como consecuencia la aparición del estrés: un agotamiento físico, emocional y mental que afecta poco a poco al padre o la madre que lo padece. Se trata de un proceso paulatino, en el que los padres van perdiendo interés en sus tareas cotidianas. En algunos casos, si no se detecta o se toman medidas, se puede llegar a un estado depresivo. 

Y es que el día a día de muchas mamás y papás puede resultar muy difícil. Atender las necesidades de los hijos, las rabietas cuando son pequeños, ayudarles con los deberes cuando todavía no son autónomos… Todo ello sumado a las tareas del hogar, un trabajo exigente fuera de casa… Se trata de un auténtico rompecabezas en el que vamos encajando piezas a diario. Cuando el cansancio se acumula, no hay tiempo para el descanso y los padres se sienten desbordados, puede aparecer el Síndrome de Burnout. 

Cuidar de los hijos cansa más que ir al trabajo, madre estresada


¿Sabías que más de un 33% de los españoles afirman sentirse constantemente estresados desde que son padres? ¿Y si buscas un profesional del cuidado infantil para echarte una mano con los niños? ¡Regístrate gratis y prueba sin compromiso Sitly! ¡Podrás acceder a todos los perfiles disponibles en tu zona!


 
¿Tienes un dispositivo iOs o Android? Descarga la APP de Sitly en tu teléfono o tablet pinchando en los iconos y forma parte de la mayor red social de familias y canguros de España. Te explicamos cómo funciona la app en el siguiente vídeo:
 
                                      Google play en español         App Store Español
 
 

El Síndrome de Burnout parental: cómo ser mamá y no morir en el intento

Pongamos el ejemplo del que se habla en el estudio. Charlotte es madre de tres hijos, siempre ha estado allí para todo aquello que han necesitado. Su concepto de la maternidad pasa por dar el máximo apoyo y atención a sus pequeños. Da lo mejor de sí misma cada minuto y cada día. Durante años su prioridad ha sido cuidar de los hijos, les ha llevado en coche al colegio, a las clases extraescolares, les ha preparado la cena, ayudado con los deberes… Ha estado siempre disponible para ellos, en sus alegrías y sus penas. Pero estos últimos meses, las cosas se han puesto complicadas. 

Su hijo mayor ha tenido un accidente y necesita ir a terapia tres veces por semana. El pequeño acaba de comenzar primaria y tiene graves dificultades de aprendizaje. Su carga mental como madre es cada vez mayor. Charlotte se siente desbordada. Su marido no puede compartir tareas con ella porque llega tarde del trabajo y viaja con frecuencia. 

Se encuentra cada vez más cansada. Intenta mantenerse a flote en la rutina: trabajo, desplazamientos en coche, comidas, deberes… Pero no tiene tiempo ni energía para pasar tiempo de calidad con sus hijos. Y mucho menos para escuchar o resolver los problemas que los pequeños le trasladan. Ahora es fría con ellos y está muy irritable. Sus hijos se quejan, ya no es la misma mamá perfecta. Ella comienza a sentirse peor emocionalmente, considera que no es una buena madre. 

¿Sufre Charlotte Síndrome de Burnout parental? La respuesta es sí. ¿Alguno de vosotros ha pasado por este proceso?

Padres propensos a sufrir el Síndrome de Burnout al cuidar de los hijos

Según los expertos, los padres que tienen más probabilidades de presentar el Síndrome de Burnout parental son aquellos que anteponen su deseo de ser los mejores padres a cualquier otra cosa. Aquellos progenitores que lo dan todo al cuidar de los hijos, los que llevan su responsabilidad al máximo y quieren controlar todo lo relativo a los niños hasta el último detalle.

Cuidar de los hijos es más cansado que trabajar, madre leyendo cuento a hija

Si a eso le sumamos el deseo de tener una carrera profesional brillante, encontrar un equilibrio entre la vida laboral y familiar puede resultar complejo. 

Y tú, ¿has experimentado el Síndrome de Burnout parental? Comparte tu experiencia en nuestra sección de comentarios, en nuestro perfil de Facebook o a través de @SitlyES.

 
 

Comentarios

comentarios